• No hay productos en el carrito
  • No hay productos en el carrito

Mostrando todos los resultados (4)

Enoturismo Ribera del Duero

El Enoturismo Ribera del Duero se ha convertido en una experiencia imprescindible para los amantes del vino. La Ribera del Duero es una de las zonas vitivinícolas mas importantes de España y un referente a nivel mundial a pesar de ser una denominación muy joven, fundada en 1982.

Pero los orígenes de la Ribera del Duero se remontan mucho más atrás, de ello da buena fe el impresionante mosaico romano de Baños de Valdearados  representando al Dios Baco o las ordenanzas de la reina doña Violante, esposa de Alfonso X, sobre la vendimia y que se utilizaron hasta 1856. La denominación tal y como la conocemos hoy surge tras la iniciativa de una serie de viticultores y bodegueros preocupados por impulsar los viñedos y la calidad de sus vinos. La región abarca el curso del Duero desde Soria hasta Valladolid, pasando por Burgos y algunas tierras de Segovia.  ¡Oh Duero, tu agua corre y correrá mientras las nieves blancas de enero, el sol de mayo haga fluir por hoces y barrancas!” decía Antonio Machado. En estas tierras han pasado episodios imprescindibles de la historia de España. En Roa murió el Cardenal Cisneros cuando iba al puerto de Laredo al encuentro del emperador Carlos V y rey Carlos I de España. Tierra de santos que vio nacer a Santo Domingo en Caleruega y fue testigo de la vida y milagros de San Pedro Regalado en La Aguilera. En Roa también murió el héroe español de la guerra de la independencia contra Napoleón Juan Martín Díaz el Empecinado, por orden de Fernando VII.

Los vinos de Ribera del Duero son vinos con carácter, basados en la fuerza que transmite la uva tempranillo o tinta del país, que se adapta de forma inmejorable en estos suelos. Fuertes contrastes climáticos, tanto entre el día y la noche como en las diferentes estaciones favorecen un proceso de crecimiento y maduración ideal para crear estos excelentes vinos. En Ribera podemos encontrar una combinación entre cepas viejas en estructuras “en vaso” combinadas con nuevas plantaciones “en espaldera” fruto de la fuerte expansión de las últimas tres décadas.

Cualquier bodega Ribera del Duero es garantía de calidad. Entre bodegas Ribera del Duero podemos encontrar algunos de los nombres más carismáticos del panorama nacional como Vega Sicilia y grandes grupos vitivinícolas pero también bodegas familiares. El enoturismo Ribera del Duero todavía no está tan desarrollado como en otras regiones con mayor grado de desarrollo turístico, pero sí es posible visitar bodegas Ribera del Duero en las que los bodegueros se esfuerzan en dar a probar sus vinos y compartir los secretos de la denominación. Aquí podemos apreciar como en ningún otro lugar, como las pequeñas bodegas familiares van evolucionando y se van convirtiendo en bellos parajes donde poder degustar sus maravillosos vinos, entender mejor el mundo del vino y vivir una experiencia inigualable en espacios con mucho encanto, algunos con sabor añejo y otros con un sabor a modernidad. Las bodegas subterráneas en pleno casco urbano de Aranda de Duero y con más de quinientos años de antigüedad son sin duda testigos de la tradición más antigua de bodegas Ribera del Duero.

La región atraviesa poblaciones de gran atractivo turístico como San Esteban de Gormaz, centro del románico castellano, Peñaranda de Duero, con su castillo y farmacia milenaria integrada en el palacio de los Condes de Miranda, Aranda de Duero con la bella portada gótica Isabelina de la iglesia Santa María la Real, la Vid con su monasterio medieval, nunca una población podría haber tenido un nombre más apropiado o Peñafiel con su emblemático Castillo en forma de navío de guerra y la plaza del corso, donde todavía se celebran corridas de toros. Roa se sitúa en el centro geográfico como capital de la denominación donde se encuentra la sede inaugurada por el Rey Juan Carlos en 2011 en un edificio que combina modernidad y tradición, al haber sido desarrollado tomando como epicentro las ruinas del hospital medieval de San Juan. La riqueza de esta zona de Castilla nos ofrece en definitiva un impresionante patrimonio cultural desde la época romana, con las ruinas de Clunia como máximo exponente donde se celebra un muy interesante Festival de verano en su anfiteatro, pasando por el gótico y Plateresco, que bien puede ser representado por el interior de la ex colegiata de Roa como bello ejemplo de la transición del gótico tardío-renacentista, hasta el esplendor del barroco, donde destaca la ermita de la Santísima Trinidad de Fuentespina. El paisaje típico castellano nos permite admirar un grandes extensiones de viñedos, que han crecido rodeados de poblaciones milenarias, y que cambian su frondoso verde del verano por sus troncos desnudos del invierno a la vez que el paisaje también se vuelve marrón. Cualquier estación es propicia para visitar la Ribera aunque contemplar todo el trabajo del año con la vendimia en otoño siempre supone un aliciente adicional.

La Ribera del Duero no se puede entender sin su gastronomía que acompaña esos vinos tan especiales, siendo el asado de lechazo el plato por excelencia, sin duda una experiencia que no se puede dejar de disfrutar al visitar bodegas ribera del Duero. Los quesos, embutidos de la zona, la morcilla y algunos platos . Si tuviéramos que definir que significa Enoturismo Ribera del Duero sin duda tendríamos que hablar de vinos con carácter, apego a la tierra, gastronomía, paisajes, arte, tradición, modernidad y experiencias únicas. Visitar bodegas Ribera del Duero supone vivir esa mezcla de sensaciones.