• No hay productos en el carrito
  • No hay productos en el carrito

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

ENOTURISMO CASTILLA LA MANCHA

Castilla La Mancha es la región de España con mayor extensión de viñedos y una de las regiones con mayor producción del mundo. Y de hecho, Enoturismo Castilla La Mancha es un clásico dentro del panorama español. Esta región agrupa un total de 12 denominaciones de origen incluyendo Vino de Almansa, Vino de Jumilla, Vino de la Mancha, Vino de Manchuela, Vino de Méntrida, Vino de Mondéjar, Vino de Uclés, Vino de Valdepeñas, Vinos Ribera del Júcar, Pagos Vitícolas y Vinos de la Tierra.

Las bodegas de La Mancha se han ido adaptando a los paladares más exigentes y han empezado a ver el enoturismo como una forma de promocionar sus vinos y conocer mejor a sus clientes. El turismo del vino se ha ido profesionalizando paulatinamente en la región hacia la calidad, aprovechando su cercanía a grandes ciudades como Madrid o incluso Valencia.

“La Mancha” ha sido sinónimo de vino desde tiempos ancestrales, como mínimo desde la reconquista y también hay quién afirma que habría que remontarse a los romanos. Vinos de La Mancha es la más grande en extensión y producción y constituye el viñedo más grande del mundo por lo que se le conoce como la bodega de Europa, con más de 250 bodegas. La variedad tempranillo es la más popular, aunque la garnacha, la otra variedad española es bastante utilizada. Más recientemente se han popularizado otras variedades foráneas admitidas por la denominación como Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah. Los vinos tintos son más ligeros que en Ribera del Duero o Rioja, los crianzas sólo requieren 6 meses en barrica. El gran reto de esta denominación sin duda ha sido el evolucionar desde la cantidad a la calidad y este salto ha llegado de la mano de grandes bodegueros, bodegas familiares y cooperativas, una forma de gestión que permanece con fuerza en esta región. El gobierno de Castilla La Mancha creó precisamente los premios Gran Selección para ayudar a impulsar la apuesta para la calidad. Sin duda durante los últimos años podemos encontrar vinos de gran altura. El gran predecesor de este salto de calidad fue sin duda Carlos Falcó, el marqués de Griñón, quién desde hace más 40 años ha conseguido situar a sus vinos en la categoría noble de Europa. Se ha pasado del dominio del Tempranillo, que no deja de ser una variedad foránea en esta zona a otras variedades más idóneas para los suelos y el clima manchegos, incluyendo variedades blancas. Otro factor clave ha sido la plantación de viñedos en áreas que no habían sido explotadas desde su abandono por la filoxera, lo que ha permitido recuperar zonas con suelos más complejos (calizos, graníticos, arcillosos ácidos …) comparados con el suelo calizo rojo típico de La Mancha. En definitiva, en La Mancha podemos encontrar desde reservas por debajo de 3 Euros hasta vinos de gran calidad. Un ejemplo sobresaliente de bodega de La Mancha que está sabiendo acercarse a los amantes del bueno vino es la finca La Estacada, que tuve la oportunidad de disfrutar hace unos meses. Vino excepcional y gran servicio para disfrutar de la visita a la bodega y la cata de sus vinos. El enoturismo ha ido creciendo de la mano de la evolución de los vinos y bodegas de la región y se integra de forma natural con los famosos productos agroalimentarios de la región como sus quesos y aceites. La gastronomía regional tiene un fuerte carácter en esta zona, como ocurre en el resto de España, desde los platos austeros que se dieron a conocer universalmente a través del genial Don Quijote de La Mancha como atascaburras, migas del pastor, gachas, gazpachos manchegos, duelos y quebrantos y embutidos de orza hasta las nuevas creaciones de los nuevos chefs. Los platos de carne más famosos son las carcamusas, el cordero asado o la gallina en pepitoria. En cuanto a pescados, lo más típico es la trucha y el bacalao. La diferencia con la cocina castellano leonesa viene de la influencia de vecina cocina andaluza. El sector de la restauración ha sabido mantener un buen equilibrio entre modernidad y tradición. En definitiva, Enoturismo Castilla La Mancha reúne múltiples atractivos tanto por el vino, la cultura y la gastronomía para convertirse en un plan que no defraudará ni a los más exigentes.